La amenaza de la gran deportación

En materia de migración, Trump es insaciable. Es su bandera, lo llevó a la Casa Blanca y está convencido de que le dará la reelección. Con el tema sus fanáticos enloquecen, la masa delirante de racistas y supremacistas que colman sus mítines se trastorna. Para ellos todos son mexicanos o musulmanes. La mayoría es tan ignorante que no sabe distinguir los países del sur del continente y menos a los del cercano y lejano oriente, a quienes les va peor porque asumen que todos son terroristas.