El presidente de Estados Unidos se preguntó si no sería una buena idea inyectar desinfectante en el cuerpo de los pacientes con COVID-19, por lo que la comunidad científica advirtió de lo peligroso que es hacer esto.