Ningún país aguanta el ingreso de 1 millón de inmigrantes cada año; no hay frontera capaz de sostener a miles que necesitan alimentación, vestido y albergue. Leer en El economista