Estados Unidos se convirtió en el epicentro del COVID-19, con más de 1 millón de casos, pero su presidente se enfoca más en su reelección y en culpar a los demás.