Prácticamente todos los gobiernos anuncian programas contracíclicos, de apoyo social, económico y financiero. En México no ha sido así.